Los tratamientos odontológicos no serían completos sin una aportación estética a nivel de la esfera buco-facial.

Si con la ortodoncia o las prótesis dentales conseguimos reestructurar las arcadas dentales, y como consecuencia, sujetar de forma más harmoniosa las mejillas y los labios, los tratamientos con ácido hialurónico permiten obtener un resultado más definido.

Aplicaciones

El ácido hialurónico permite:

  • perfilar los labios
  • aumentar el volumen de los labios
  • borrar la arrugas del contorno de los labios
  • borrar las arrugas del surco naso-geniano y las marionetas
  • remodelar el mentón
  • corregir una sonrisa gingival
  • rellenar los espacios interdentales por perdida de encía

Ventajas:

  • los tratamientos con ácido hialurónico no son dolorosos, porque se hacen bajo anestesia local
  • sus efectos son duraderos
  • son reversibles: se pueden anular con un “antídoto”