Desde hace muchos años, los implantes dentales son una magnífica opción para reemplazar dientes perdidos. Los implantes dentales inmediatos suponen una gran revolución en lo que a implantología se refiere.

El proceso tradicional consiste en posicionar el implante en el maxilar, seguido de una restauración protética después de una semanas. Ese tiempo es necesario para que el implante esté fijo en el hueso, y cree una base sólida y estable para el diente de sustitución.

Implantes dentales inmediatos

En los últimos años, la implantología ha evolucionado considerablemente y ahora los pacientes pueden tener sus dientes reemplazados de raíz a corona en pocos días, con implantes dentales inmediatos.

¿Cómo funcionan los implantes dentales inmediatos?

Los implantes dentales inmediatos funcionan como los implantes tradicionales, pero el procedimiento completo es mucho más corto: desde unas horas hasta una semana, para facilitar la realización de una corona.

Limitaciones de los implantes dentales inmediatos

Aunque los implantes de carga inmediata están ganando popularidad entre los pacientes, no son siempre la opción ideal. Existen casos donde no se pueden realizar sin un riesgo grave de fracaso. Así, hace falta una cantidad mínima de hueso para la implantación, y el implante debe estar en una posición donde reciba un mínimo de fuerzas masticatorias.

El dentista debe ajustar la corona temporal de manera que reciba un mínimo de presión, y el paciente debe evitar de masticar sobre la zona del implante.

¿Los implantes dentales duelen?

Muchas personas temen que el proceso de implantar duela. Sin embargo, los implantes dentales son uno de los procedimientos menos dolorosos.

Los dientes tienen una alta concentración de nervios. Los nervios hacen que los dientes sientan la presión a través de dos capas: el esmalte y la dentina. Cuando la parte interna del diente esta expuesta a fuertes vibraciones o presión, el nervio dental puede volverse muy sensible o inflamarse. Esa inflamación causa molestias.

Al contrario, el hueso donde colocamos los implantes dentales tiene mucho menos nervios, por lo que es menos susceptible al dolor que los dientes.

Eficiencia digital

En algunos casos, las tomografías computerizadas nos permiten visualizar de forma precisa en 3D el área donde queremos implantar.

Luego creamos guías quirúrgicas que nos permiten ejecutar el plan de tratamiento con precisión, de manera a maximizar el resultado de la intervención.

Cuidados pos-operatorios

Prescribimos antibióticos a modo preventivo, y analgésicos o anti-inflamatorios para el pos-operatorio.

La aplicación de hielo en la mejilla cerca del sitio de la cirugía puede ayudar a controlar la hinchazón.

El paciente debe evitar las comidas calientes durante el primer día.

Se aconseja no practicar deportes violentos el mismo día de la intervención.