¿Qué es el tratamiento de ortodoncia?

El tratamiento de ortodoncia es una rama de la odontología que se ocupa de la alineación de los dientes y de los maxilares. Muchas personas de todas las edades buscan un tratamiento de ortodoncia para mejorar la apariencia y la salud de su boca. Su sonrisa es a menudo lo primero que otras personas ven de usted. Existen varios tipos de tratamientos de ortodoncia disponibles en la actualidad. Su ortodontista le puede aconsejar el tratamiento más adecuado.

Razones para el tratamiento de ortodoncia

Algunas razones por las que las personas buscan un tratamiento de ortodoncia:

  • Dificultad para masticar: los dientes que están en una posición incorrecta pueden causar problemas al masticar, como no conseguir triturar los alimentos, o morderse los labios o el interior de las mejillas.
  • Aspecto deficiente: muchas personas pueden sentirse cohibidas por el aspecto de sus dientes o la asimetría de su cara. Una sonrisa atractiva con dientes bien posicionados puede aumentar la confianza en sí mismo y crear una impresión positiva en otras personas
  • Problemas periodontales:
    • los dientes superpuestos son más difíciles de limpiar, retienen más la saliva, aumentando la formación de sarro y una posible retracción de las encías.
    • en algunas situaciones, los dientes inferiores llegan a morder la mucosa del paladar, provocando su inflamación
  • Desgaste excesivo de los dientes: cuando los dientes no presentan una mordida correcta, pueden desgastarse o causar astillados por los roces inadecuados
  • Problemas del habla: algunas personas pueden tener dificultad al pronunciar ciertas letras por la mal posición de sus dientes
  • Afectación de la articulación temporo-mandibular: si la mordida es incorrecta el menisco de la articulación temporo-mandibular sufre y puede causar dolores

¿Cuándo realizar un tratamiento?

Los tratamientos de ortodoncia se recomiendan en la infancia. La mayoría de los problemas se pueden detectar alrededor de los 7-9 años de edad, aunque en algunos casos se ven incluso antes, y pueden corregirse fácilmente mientras el niño está en fase de crecimiento. Pídale a su dentista que revise a su hijo para detectar de forma temprana posibles anomalías.

Tratamiento para niños

El examen temprano de los dientes, de los maxilares y del patrón de crecimiento del cráneo, permite la detección temprana y el tratamiento de los desajustes de alineación. El tratamiento en los niños suele ser más corto y menos complicado que en la edad adulta.

Cuando existe un problema de apiñamiento dental pero que la mordida esta correcta, el tratamiento de ortodoncia comenzará cuando se pierden los últimos dientes de leche, alrededor de 10 o 12 años según el niño.

Tratamiento para adultos

El tratamiento de ortodoncia es posible a cualquier edad. En el pasado, el tratamiento se limitaba a niños y adolescentes, pero hoy en día, con alternativas menos visibles a los aparatos metálicos, se puede realizar en personas de todas las edades.

Algunos problemas graves de mordida en adultos no se pueden corregir con ortodoncia solamente, ya que no se puede actuar sobre el crecimiento óseo. En esos casos es necesaria la cirugía conjuntamente con el tratamiento de ortodoncia. Esto se denomina cirugía ortognática y la realiza un cirujano maxilofacial en paralelo con el ortodoncista.

Pasos previos al tratamiento

Antes de comenzar cualquier tratamiento, es esencial realizar un examen minucioso para valorar el estado de los dientes y de la encía, por si alguna afectación pudiera obstaculizar el tratamiento. Por lo tanto, se deben tratar las caries y los problemas periodontales previamente a la ortodoncia.

Su dentista registrará lo siguiente:

  • Se hacen radiografías: ortopantomografía (OPG) que da una imagen panorámica de toda la boca, y telerradiografía lateral que da una visión del perfil de todo el cráneo.
  • Se toman impresiones de los maxilares, superior e inferior, a partir de las cuales se hacen los modelos de yeso. Esto crea una réplica exacta de los dientes que permite medirlos y verlos desde todos los ángulos.
  • Se toman fotografías del paciente, de frente y de perfil, así como de sus dientes.
  • Una vez que se tomen y evalúen estos registros, se informará al paciente sobre las diferentes opciones de tratamiento, cuánto tiempo es probable que dure, su costo y el mejor momento para iniciarlo.

Diferentes tipos de tratamiento

Tratamientos preventivos

El objetivo del tratamiento preventivo es reducir las probabilidades de tener que realizar en el futuro un tratamiento de ortodoncia. Por ejemplo, un diente de leche puede ser removido si está impidiendo el crecimiento adecuado de un diente permanente. O si un diente de leche se perdió prematuramente, se puede colocar un aparato “mantenedor de espacio” para que el diente permanente que le va a sustituir salga adecuadamente.

Tratamiento interceptivo: ortopedia

A veces es necesario usar aparatos para expandir el maxilar superior o inferior para crear espacio para futuros dientes permanentes. Igualmente se puede corregir una mordida cruzada o una sobre-mordida, y así cambiar el patrón de crecimiento.

También se puede colocar un aparato para desalentar el hábito de chuparse el dedo que distorsiona la forma del paladar y de las arcadas dentales.

El objetivo del tratamiento de ortodoncia interceptiva es prevenir problemas futuros mayores y garantizar que cualquier tratamiento adicional que el niño necesite sea más sencillo.

Tratamiento integral

Es el conjunto del tratamiento ortopédico y de la ortodoncia

Tratamiento quirúrgico

En algunos casos de mordida exageradamente compleja en el adulto, hay que recurrir a la reposición quirúrgica de los maxilares. Este tipo de cirugía ortognática será realizada por un cirujano maxilofacial en colaboración con el ortodoncista.

Otro caso de cirugía es la exposición quirúrgica de un diente que no ha salido, para poder llevarlo luego a su sitio.

Extracciones de dientes

Si los dientes están muy apiñados y la suma de su tamaño excede el del maxilar, es probable que se necesiten extracciones de dientes permanentes. Esas extracciones se programan, según los casos, al empezar el tratamiento de ortodoncia.

Aparatos

Aparatos modificadores del crecimiento.

Estos se utilizan en niños en fase de crecimiento. Pueden ser aparatos fijos que se pegan a los dientes o aparatos removibles que el paciente tiene que quitar para comer y limpiar sus dientes. Trabajan aplicando fuerzas en los maxilares para estimular el crecimiento y modificar los patrones de crecimiento indeseables.

Aparatología removible:

  • Mentonera: es un dispositivo que une los dientes al exterior de la cabeza por medio de correas, y empuja suavemente la mandíbula a una mejor posición. Se debe usar día y noche, durante al menos 10-12 horas para que sea efectivo.
  • Fuerza extra-oral: es un dispositivo que permite frenar el crecimiento del maxilar superior
  • Placas de expansión: están hechas de resina con arcos y retenedores   para corregir problemas de anchura de los maxilares. Se usa 24 horas al día excepto en las comidas. Se necesiten visitas periódicas al ortodoncista para apretar el aparato.

Aparatología fija:

Los brackets son dispositivos pegados a los dientes, conectados entre sí mediante arcos mantenidos con ligaduras. Ejercen una fuerza suave y constante sobre los dientes que los lleva a su posición. Las visitas al dentista se requieren cada 4-6 semanas para ajustar las ligaduras y hacer cambios de arcos a medida que se desplazan los dientes.

Hay diferentes tipos de brackets:

  • Los brackets metálicos están hechos de acero inoxidable, o titanio níquel. Son los más comunes y más económicos. Son resistentes y muy eficaces, aunque no adecuados para personas con alérgicas al níquel.
  • Los brackets cerámicos son más estéticos, porque se confunden con el color de los dientes. Son más caros y más frágiles, por lo que requieren un cuidado especial por parte del paciente, y no están indicados para recibir muchas fuerzas, ya que se pueden romper.
  • Los brackets linguales están pegados en las caras internas de los dientes. Remiten un tratamiento totalmente estético, pero no son adecuados para todos los problemas de ortodoncia. La lengua está en contacto constante con ellos y puede sufrir cortes y ulceraciones. El habla también puede ser afectada. Los brackets linguales son más caros que los brackets convencionales.
  • Los brackets autoligados permiten una aparatología que parece menos voluminosa. El tratamiento es más rápido y requiere menos citas.
  • Con cualquier tipo de brackets, es mejor evitar los alimentos duros o pegajosos que los pueden despegar, o que puedan doblar los arcos.

Alineadores removibles

Los alineadores removibles son una serie de férulas de plástico transparentes que se cambian cada dos semanas para mover lentamente los dientes a una posición más adecuada. Se usan durante 20-22 horas al día y se retiran solo para comer, beber y cepillar los dientes. Los alineadores extraíbles suelen ser más caros que los brackets.

A veces se añaden topes en los dientes para reforzar la acción de los alineadores. Las visitas al ortodoncista suelen ser mensuales igualmente.

El dentista aconsejará aparatos fijos o removibles según el diagnóstico y el objetivo del tratamiento. En el caso de los niños, los aparatos fijos se recomiendan para evitar su perdida y asegurar una constancia en el tratamiento.

Retenedores dentales

Los retenedores dentales son dispositivos de ortodoncia que se utilizan para mantener los dientes en su nueva posición después de finalizar el tratamiento de ortodoncia. Una vez que los dientes están en la posición deseada, el hueso y los tejidos blandos alrededor de los dientes tardan un tiempo en cicatrizar y consolidarse, por lo que los retenedores ayudan a evitar que los dientes vuelvan a sus posiciones anteriores.

Los retenedores son una parte muy importante del tratamiento de ortodoncia y deben usarse según las indicaciones del dentista. Los dientes pueden moverse muchos años después de que se haya finalizado el tratamiento de ortodoncia; por eso se recomienda usar los retenedores lo más tiempo posible, al principio día y noche, luego solamente de noche. Los retenedores perdidos o dañados deben ser reemplazados lo antes posible

¿Cuánto tiempo durará el tratamiento?

La duración de su tratamiento de ortodoncia depende de la gravedad de su caso. Puede variar desde ocho meses a dos años. Su ortodoncista le informará en función del diagnóstico.

Higiene durante el tratamiento de ortodoncia

Los tratamientos de ortodoncia pueden dificultar la limpieza de los dientes. Siga cuidadosamente las instrucciones de limpieza que le den para reducir el riesgo de caries y enfermedades de las encías.

Como cepillarse los dientes:

  • Existen cepillos de ortodoncia especiales con cerdas más cortas en el centro. No se recomiendan los cepillos eléctricos.
  • Los cepillitos interdentales completan la limpieza en las zonas donde el cepillo no cabe.
  • Se recomienda el uso del hilo dental, en algunos casos con enhebrador.
  • El enjuague bucal es útil para reducir la cantidad de bacterias en la boca que pueden causar caries o gingivitis.
  • Los irrigadores también pueden ser útiles para eliminar la placa.

Posibles complicaciones

Si bien el tratamiento de ortodoncia mejora la función, la salud y la estética, existen algunos posibles efectos secundarios:

  • El proceso de mover los dientes puede causar cierto grado de sensibilidad al inicio del tratamiento. Se recomienda una dieta suave y medicamentos para aliviar el dolor, como paracetamol e ibuprofeno.
  • Los brackets pueden ocasionar pequeñas llagas por su roce en las caras internas de los labios y las mejillas. Esas llagas se pueden prevenir recubriendo los brackets con cera especial de ortodoncia.
  • Al usar aparatos ortopédicos o de ortodoncia, es común que se presente inflamación y enrojecimiento de las encías. Esto generalmente es leve y se resuelve rápidamente con enjuagues o anti inflamatorios.

Reacciones alérgicas

En casos raros, algunas personas pueden desarrollar una reacción alérgica a los materiales utilizados en el tratamiento de ortodoncia.

Mantener una buena higiene bucal y asistir regularmente a los controles con su dentista ayudará a prevenir estas complicaciones.